≡ Menu

Haz Click Aquí: ¡Conviertete en un PATROCINADOR!
¡Recibe regalos y contenido exclusivo!

Te puede interesar:

Subscribete a nuestro podcast. Haz click en tu aplicación favorita:              

¿Qué Tipo de teléfono tienes?    

  Apple      Android

{ 0 comments }

¿Parece que Dios se fue de vacaciones?

Image Credits Creator:Mike Eliason Copyright:Santa Barbara County Fire Department

Recientemente estaba observando las noticias y presentaron un reporte sobre los fuegos forestales en California. Estos fuegos han sido devastadores. Hasta este momento ya han sido reportado casi 50 muertos y millones de dólares en daños a propiedades. Mientras mostraban todo el daño, una señora que fue entrevistada decía que Dios se había olvidado de ellos y que parecía que estaba de vacaciones. Este comentario obviamente es consecuencia de la frustración por la pérdida de sus bienes materiales, pero me hizo meditar en cuáles son las expectativas que la humanidad tiene sobre Dios.

Cuando queremos formar juicio u opinión si un gobernante o un gerente de una empresa ha hecho las decisiones correctas, inmediatamente observamos los resultados. Si vemos malos resultados y que las cosas no marchan bien, entonces decimos que no han hecho su trabajo y que deben ser removidos de su cargo.

Este pensamiento pareciera ser el mismo para algunas personas sobre Dios. Obviamente esto es consecuencia del desconocimiento de quien es realmente Dios.

Génesis 1:26    “Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza.” He querido comenzar con este versículo porque si entendemos la verdadera imagen y forma del hombre vamos a comprender y ver las semejanzas con Dios y así podremos entender quién es Dios. Génesis 1:26 nos está diciendo que el hombre fue puesto en la tierra como el representante de Dios. El hombre ahora tiene poder sobre todo lo creado. Este poder fue dado por Dios. El hombre es un ser espiritual. Él tenía la capacidad de mantener contacto íntimo con Dios y eso hacía al hombre totalmente diferente del resto de la creación. El hombre fue creado a semejanza de Dios que significa que el hombre reflejaba la calidad moral de Dios. En ese momento de la historia del hombre, el pecado todavía no había hecho su entrada en el mundo y el hombre, aunque inocente, era santo como Dios es santo. La caída del hombre en el pecado distorsionó la imagen y semejanza de Dios en el hombre. Génesis 5:3 dice: “Y vivió Adán ciento treinta años, y engendró un hijo a su semejanza, conforme a su imagen, y lo llamo Set.” El hijo de Adán, Set ya no conservaba la imagen y semejanza de Dios, sino la imagen y semejanza de Adán. Esto significa que la imagen y semejanza de Dios que tenía el hombre antes de la caída quedó gravemente distorsionada por el pecado. Cuando el hombre nace de nuevo como resultado de recibir a Cristo como Salvador, el Espíritu de Dios comienza la obra de conformar al hombre a la imagen de Cristo y cuando por fin Cristo se manifieste en su gloria, el hombre volverá a tener la imagen y semejanza de Dios como Adán antes de la caída en el pecado.

Dios primero que nada es una persona, Él no es una fuerza o El más grande de la creación. Dios está por encima de la creación. Dios le dio a Adam y a Eva el poder de elección y como es un caballero y es un Dios que cumple lo que dice, nunca trato de manipular al hombre. Cuando el hombre decide seguir sus propios planes teniendo todavía la autoridad de gobernar todo lo creado, las consecuencias de sus errores se trasmiten a toda la creación. Si el mundo no es perfecto es por culpa del pecado y la desobediencia del hombre. Todo desbalance y escases también es consecuencia de las acciones del hombre. No podemos esperar que Dios arregle todo y comencemos de nuevos. Porque sería un Dios que no nos permitiría ver las consecuencias de nuestras acciones. Además, que, si Dios interviniera en las cosas que hay que arreglar y en todo lo malo, Él tendría que intervenir también en las buenas. ¿Te imaginas que hayas hecho todo muy bien y que cuando ya están por llegar los frutos de tu cosecha Dios decida comenzar de nuevo? No sería justo ¿Verdad? Así que como puedes ver es por esto que el Señor tiene que dejar que las consecuencias sucedan.

La providencia de Dios se aprovecha de todas las consecuencias. De las buenas y de las malas para así traernos un bien mayor. En Génesis 3:15 vemos como nuestros Dios y su providencia anuncia enemistad entre la mujer (Maria) y su descendencia (Jesus) y que este aplastaría la cabeza de la víbora. Las consecuencias fueron impuestas y Adam y Eva fueron expulsados del Edén, esclavos de la muerte y obligados a trabajar por su sustento. Sin embargo, nuestro Dios ya le ha dado su plan de salvación. Lo más hermoso es que todavía nuestro Dios no viola o cambia el poder de elección dado a los humanos por El mismo por amor. Ahora el hombre tiene que escoger si va seguirle o no.

Nuestro Dios no es como un genio de la lámpara con tres deseos, quien está obligado a concedernos lo que les pedimos, el tampoco es el más poderoso de la creación quien está a cargo de que todo vaya bien y mucho menos trabaja para nosotros. No podemos pensar que tenemos derechos por ser hijo de Dios, y que estos aseguran que Dios está obligado a perdonarte, a concederte tus oraciones y asegurarse que todo esté bien. Si fuera así nuestro Dios no sería un Dios todo poderoso, sino que sería como un títere o muñeco que manejamos a nuestro antojo.

En conclusión, tengamos en cuenta que nuestras acciones son importantísimas y que nuestros Dios es un Dios de amor quien te ha dado el poder de elección. Tengamos presente que toda la humanidad vive en el mismo planeta y que muchas de las consecuencias de las acciones de otros van a afectar mi vida. Solo hay una forma de enfrentar lo de afuera y es con lo que llevas dentro de Ti. Ojalá que puedas decir que como san Pablo: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” Filipenses 4:13

También no podemos olvidar que primero es la voluntad de Dios y no la nuestra.

Oremos como Jesus lo hizo: “Padre, si es posible, que esta copa se aleje de mí. Pero no se haga lo que yo quiero, sino lo que quieres tú.” Mateo 26:39

 

En Cristo; Luis Roman

Santa Maria ora pro nobis

Image Credits
Creator:Mike Eliason
Copyright:Santa Barbara County Fire Department
{ 0 comments }

“Hagan lo que Él les diga”

En el evangelio de san Juan se menciona la frase “al día siguiente” tres veces en el capítulo 1; que por su manera de comenzar y describir como era en el principio nos recuerda la narración de la creación del libro del Génesis. Luego San Juan dice al comienzo del capítulo 2 “tres días más tarde se celebraba una boda en Cana de Galilea”. Aquí san Juan nos presenta un total de seis días. Debemos siempre tomar en cuenta que los autores de las sagradas escrituras utilizaban símbolos y números para presentar un mensaje conjuntamente con el que ya está presentado literalmente.

¿Qué sucedió en el sexto día de la creación? Adam y Eva fueron creados y se convirtieron en la primera pareja. En otras palabras, el primer matrimonio. No es accidente que en el sexto día en el Evangelio de San Juan se encuentren Jesus y Maria en una Boda. Es aquí donde vemos a la nueva Eva intercediendo por los novios porque se les había terminado a ellos el vino. Maria (la esposa del Espíritu Santo) al contario de Eva, con sus palabras incita a Jesus (Dios hecho hombre) a hacer el primer milagro de su vida pública. Todos los milagros hechos por Jesus fueron para gloria de Dios. En cambio, en el Génesis tenemos a Eva quien con sus palabras le ofreció a Adam del fruto prohibido y llevo a la humanidad a la maldición.

Eva siguió sus deseos de ser igual a Dios y actuó según la voz del mundo, de la serpiente y del pecado. En cambio, Maria se sometió a la voluntad de Dios y les dijo a los sirvientes de la boda y nos dice a ti y a mi “Hagan lo que Él les diga” San Juan 2:5

 “En Caná, merced a la intercesión de María y a la obediencia de los criados, Jesús da comienzo a ‘su hora’. En Caná María aparece como la que cree en Jesús; su fe provoca la primera ‘señal’ y contribuye a suscitar la fe de los discípulos” (San Juan Pablo II, Redemptoris Mater, 21).

Que las palabras de nuestra Madre celestial y de todos lo que alguna vez en nuestras vidas nos han dicho “Haz lo que Él te diga” se vuelvan nuestro modo de vivir. Que entendamos que no podemos escoger porciones o pedazos de lo Él nos dice; que al contrario debemos de hacer todo lo que Él nos diga. En algunas oraciones será fácil y obvio, pero en otras tal vez no. Pidamos la asistencia del Espíritu Santo para así hacer la voluntad de Dios libremente y sin cuestionamientos.

En Cristo; Luis Roman

Santa Maria ora pro nobis

Le comparto este video de la cancion de la Hermana Glenda “Hagan lo que Él les diga”

{ 0 comments }