≡ Menu

El primer pasaje que revela la promesa de la redención está en Génesis 3:15 donde menciona a la Madre del Redentor. Este es llamado Proto-evangelium, donde Dios declara la enemistad entre la serpiente y la Mujer. Cristo, la semilla de la mujer (María) aplastará la cabeza de la serpiente. Ella será exaltada a la gracia santificante que el hombre había perdido por el pecado. Solo el hecho de que María, se mantuvo por obra de Dios en estado de gracia, puede explicar que continúe la enemistad entre ella y la serpiente. El Proto-evangelium, por lo tanto, contiene una promesa directa de que vendrá un redentor.  Junto a Él se manifestará su obra maestra: La preservación perfecta de todo pecado de su Madre Virginal.

La Encíclica“Fulgens corona”, publicada por el Papa Pío XII en 1953 conmemorando el centenario del dogma de la Inmaculada Concepción, dice: «Si en un momento determinado la Santísima Virgen María hubiera quedado privada de la gracia divina, por haber sido contaminada en su concepción por la mancha hereditaria del pecado, entre ella y la serpiente no habría ya al menos durante ese periodo de tiempo, por más breve que fuera- la enemistad eterna de la que se habla desde la tradición primitiva hasta la solemne definición de la Inmaculada Concepción, sino más bien cierta servidumbre»

Así que lo que significa enemistad con satanás es la falta del pecado. Cuando nosotros estamos en pecado nos encontramos en amistad con el maligno y a su servicio. Dios en su sentencia al demonio en Génesis 3:15 dijo que iba a ver enemistad entre esa mujer y su descendencia (Jesus y Maria). Maria por gracia de Dios y por los méritos de Jesucristo fue librada de todo pecado y se mantuvo durante toda su vida y continua en enemistad con la serpiente como lo prometió Dios.

El texto en el Génesis dice que ella aplastara la cabeza de la serpiente. Así que no está hablando de todas las mujeres sino de la Madre del Salvador y del Salvador mismo, quien ha sido y será el único con poder en el cielo, en la tierra y en los infiernos (Mateo 28:16-20/ Filipenses 2:10-11). Ninguna otra decencia ha aplastado o podría aplastar la cabeza de la serpiente.

En Cristo; Luis Roman

Santa Maria ora pro nobis

{ 0 comments }

¿Porque Maria preguntó cómo puede ser eso?

Maria luego de haber escuchado el mensaje del Ángel Gabriel donde este le dice que dará a luz un hijo y que este será grande y justamente llamado hijo del Altísimo, preguntó al Ángel “¿Cómo puede ser eso, si yo soy virgen?»” Ver San Lucas, 1 – 26-38.

Para muchos parece una pregunta de poca fe o duda similar a la de Zacarías cuando recibió el mensaje de que su esposa Isabel iba a dar un hijo. Maria con estas palabras si las miramos con cautelas no está cuestionado la posibilidad de que suceda, sino que está preguntando el como Dios lo va a hacer. Maria es muy específica al recordarle al Ángel que ella es virgen y es aquí donde el Ángel le dice que el Espíritu Santo la cubrirá con su sombra.

La respuesta del Ángel nos deja saber que será un acto sobrenatural que será manifestado en el plano natural de la creación, pero tampoco le ofrece detalles. Así que Maria recibe una repuesta tal vez no muy clara del cómo va hacer, pero sí recibe la confirmación de que su virginidad será protegida. Es esto lo que muchos teólogos y los padres de la Iglesia sostienen. Ellos afirman que la pregunta era una preocupación de la santísima Virgen relacionada a la posible pérdida de su virginidad.

La tradición nos dice que la Santísima Virgen estaba consagrada a Dios desde muy temprana edad y algunos textos y la Tradición nos dice que ella había dado votos de castidad. El hecho de que ella estaba destinada para san Jose, quien también era un hombre religioso, no contradice que ella tuviera intenciones de cuidar y ofrecer su virginidad a Dios.  

Santo Tomas de Aquino nos dice: “La bienaventurada Virgen, antes de unirse con José, fue cerciorada por divina revelación de que José tenía el mismo propósito (quod Ioseph in simili propósito era), y, por tanto, no se exponía a peligro casándose…” “Puede creerse que no solamente María, sino también José estaba dispuesto en su interior a guardar virginidad, a no ser que Dios ordenase otra cosa. Pero no manifestaron con palabras expresas esta intención al principio, sino más tarde, y así permanecieron siempre vírgenes”. Según Santo Tomás, los votos fueron condicionado antes del matrimonio y después absoluto: “No es creíble que la Madre de Dios, antes de desposarse con José, hiciese de un modo absoluto el voto de virginidad; sino que, aun deseándolo ella, abandonó su voluntad al arbitrio divino. Y después, habiendo tomado marido conforme a las exigencias de aquel tiempo, emitió juntamente con él voto de virginidad”

Debemos recordar también la siguiente frase del mismo Tomas de Aquino, “las obras de perfección son más laudables si se cumplen bajo voto”.

¿Te encuentras comprometido con Dios? ¿Cuestionas o a veces hasta dudas de cómo va hacer posible que Dios te ayude? ¿Tiene fe Ciega o necesitas ver para creer?

Pidámosle al Espíritu Santo que nos cubra y llenemos nuestro corazón de confianza hacia Dios y su poder. Que ojalá podamos caminar con el Señor si tener que conocer cada detalle que está por venir

En Cristo; Luis Roman

Santa Maria ora pro nobis

{ 0 comments }